Mejora los resultados de tu organización con empleados motivados y delegando adecuadamente

La motivación de los empleados es un objetivo constante en la agenda de un líder. Generalmente sabemos qué nos motiva a nosotros, pero, hay tendencia a suponer qué puede motivar a nuestros empleados.

Es importante tener en cuenta la diversidad de razones por las que las personas trabajamos. Solamente si el diagnóstico de las causas por las que hay un bajo rendimiento es correcto, podremos tomar las acciones adecuadas para conseguir la motivación de nuestro equipo.

Cuando pensamos en motivación, muchas veces, pensamos en salario.

El dinero resulta más daniño como desmotivador que beneficioso como motivador. Es desmotivador

Leoncio Moreno Perez

cuando estamos constantemente pensando en nuestro salario, y, desgraciadamente, como motivador su efecto termina en la segunda nómina, si no antes.

Descartado el salario como agente motivador, debemos buscar otros elementos que nos ayuden a motivar. En esta página vamos a desarrollar estos otros elementos.

La delegación es una habilidad esencial para un líder. La delegación es necesaria para desarrollar un equipo de trabajo orientado a una misión y a conseguir objetivos. Otro beneficio de la delegación es que nos permite disponer de tiempo para ocuparnos de asuntos importantes y menos urgentes.

La responsabilidad del líder consiste en identificar y hacer coincidir, en el mayor grado posible, las necesidades del proyecto o tarea con las habilidades personales de cada miembro del equipo. De esta forma podemos delegar la tarea adecuada a la persona idónea.

“DELEGAMOS LA AUTORIDAD, NO LA RESPONSABILIDAD ÚLTIMA”

Claves para conseguir motivar y delegar eficazmente:

  • conocer qué es importante para cada persona y las razones por las que una persona rinde eficaz o ineficazmente en el trabajo. Cada persona es diferente y es importante dar un tratamiento específico a cada miembro del equipo.
  • disponer de un abanico amplio de herramientas para motivar para poder utilizar aquellas más adecuadas a nuestra organización:
    • dirección por objetivos
    • horario flexible
    • equipos auto-dirigidos
    • rotación de puestos
    • liderazgo situacional
    • enriquecer el puesto de trabajo
    • revisión de desempeño
    • política de compensación
    • carrera profesional
  • comprender para aplicar las principales teorías sobre la motivación
  • conocer los elementos “motivadores” y elementos “desmotivadores” para adaptar nuestro estilo y conseguir un equipo motivado
  • definir nuestro modelo de motivación en la organización
  • utilizar el liderazgo situacional para ejercer la delegación
  • identificar nuestro estilo dominante de delegación para adaptarlo a la necesidad de cada situación
  • identificar nuestros obstáculos para delegar y tomar acciones para eliminarlos
  • mejorar con las lecciones aprendidas de la práctica de la delegación

Si estás interesad@ en ampliar el contenido del curso de motivación y delegación y cómo puede beneficiar a tu organización, contacta conmigo y estaré encantado de poder comentarlo personalmente.